El repertorio de música era muy variado. Una gran parte de la música compuesta para piano estaba disponible en rollos. Además, había una gran variedad de música orquestal en transcripciones para piano de dos o cuatro manos, música clásica (sinfonías y aperturas), música popular, ópera, operetta, música para bailar y canciones. Cualquier cosa que se pudiera tocar en un piano, se podía marcar en un rollo de música.

Hasta compositores contemporáneos como Strawinsky, Hindemith y Antheil fueron tentados de componer algo especial que sólo pudiera ser tocado por una pianola. Estas composiciones son a menudo demasiado complejas para ser tocadas por los diez dedos de un pianista o ni siquiera por los veinte dedos de dos pianistas.

Los rollos de música

Los rollos de música están hechos de papel fino, con las notas musicales en forma de agujeros. Instrucciones para el instrumentista se solían imprimir en el mismo papel. Los rollos para piano tenían distintos formatos y tallas, hasta que en 1910 se estandarizaron: el reproductor de 88 notas se instauró y se aceptó como estándar en todo el mundo.