La Pianola

La pianola fue inventada alrededor del 1900. Inicialmente, se trataba de un mecanismo externo, que accionaba el teclado de un piano normal. Más tarde, el mecanismo se construyó en el interior del piano, el cual tenía entonces una doble función, pues se podía tocar de forma mecánica o manual. Gracias a un mecanismo neumático, el piano se podía tocar automáticamente y se produjo una gran variedad de música en forma de rollos de papel perforado.

Los controles manuales y los pedales permitieron al instrumentista influenciar en el tempo y la expresión, haciendo posible la interpretación personal de una pieza.